nos ha caducado Henderson??

17 05 2010

No tengo muy claro si es que el modelo Henderson se nos ha quedado pequeño o es que se nos ha caducado antes de que pudiéramos utilizarlo al 100%… Está claro que con la inversión que se ha hecho a nivel nacional en hospitales y universidades, deberíamos “hablar” henderson por los codos y sin embargo no es así. Los profesionales son tan resistentes como siempre a utilizarlo (este y cualquier modelo, no nos engañemos) y no hay forma humana de que entiendan que todos los días utilizamos modelos que nos permiten comprender el mundo, lo que sucede a nuestro alrededor y obrar en consecuencia…

Dónde está, pues, el problema?

Desde mi punto de vista,existen varios focos:

FOCO Nº1.
Por una parte, la estrategia utilizada en la implantación (con pocas y honrosísimas expcepciones): La responsabilidad del uso de este sistema de interpretación de datos, se ha trasladado al profesional y no se ha impregnado en la cultura de la organización.. es decir, las direcciones, con mayor o menor convencimiento, han aceptado que ese era el modelo a seguir, pero no se han empapado de él y por tanto, no han empapado tampoco todo lo que “mana” de ellas.
Así, con frecuencia nos encontramos organizaciones que evalúan número de valoraciones realizadas, número de informes al alta.. lo del plan de cuidados es algo más esotérico y por tanto menos dado a evaluar (a alquien le suena?), pero desde la dirección hasta la supervisión, nadie es capaz de argumentar las premisas del modelo y discutir más de cinco minutos sus ventajas o inconvenientes respecto a otros… Hay por tanto, una disociación entre lo que se le exige al profesional y los valores en gestión de cuidados que se implementan “realmente” desde las personas con capacidad de decisión.
Obviamente este sistema está abocado al fracaso.. cualquier entidad que quiera que sus profesionales desarrollen su actividad en un marco consensuado, debe conducir esa actividad de tal manera que, incluso si el trabajador no tiene ni idea, la dinámica establecida le conduzca a hacerlo de esa manera y no de otra… Sería tan ridículo como si una empresa que quisiera evaluarse por ISO o EFQM, exigiera a sus trabajadores que se aprendieran la norma o el modelo de memoria y que utilizaran (bien) los registros de cada sistema, mientras que la dirección, que es la que habría puesto en marcha esta locura de la acreditación, permaneciera en la ignorancia, sin unos conocimientos sólidos.
Por tanto, el primer problema para la falta de adherencia de los profesionales al modelo enfermero, es la falta de adherencia de las direcciones al modelo enfermero… cabe pues, traslocar esa responsabilidad y desarrollar un sistema que permita un aprendizaje vicario, que conduzca al enfermero a través del sistema, impregnándolo y facilitándole un modo determinado de analizar la situación.

FOCO Nº 2.

El modelo necesita imperiosamente una actualización.
Aunque sin duda es uno de los sistemas que más facilita la definición de la intervención enfermera y, por tanto, su aportación al resultado final en términos de salud, también es verdad que algunos de sus puntos débiles son los que ahora deberían empezar a ser más fuertes.

Henderson nos explica que la intervención enfermera autónoma, tiene cabida cuando existe una conducta inadecuada o insuficiente (no patológica) por parte de la persona, que compromete la satisfacción de una o varias necesidades.
Desde este punto de vista, la falta de conocimientos ante el debut en una nueva situación de salud, no es una conducta inadecuada o insuficiente (la persona no ha tenido tiempo de “desarrollar” una conducta aún) y por tanto no es aplicable el diagnóstico de Conocimientos deficientes… tampoco como fuente de dificultad, por que no es que la persona busque conocimiento en fuentes inadecuadas, es que la persona no ha tenido oportunidad de aprender!! que hacemos entonces desde un enfoque henderson???
Cualquier decisión que tomemos será una convención, es decir, una puesta de acuerdo para trabajar las habilidades de esa persona, pero con un agujero hendersoniano detrás…

Por otra parte, está claro que la competencia trascultural va a ser lo que determine la capacidad de gestionar cuidados.. Cada cultura es la norma a través de la cual, las personas interpretan su universo, la nuestra también… resulta difícil por tanto, determinar que es lo correcto o incorrecto. Sólo los conocimientos trasculturales permiten superar la barrera etnocéntrica que limita nuestra capacidad de cuidado.
Henderson no ahondó en ese tema… es otro de los huecos por donde se nos cuelan las dudas, aunque en este caso, sí hay un complemento o un “parche”. Leininger habló hace años de un modelo coherente culturalmente y le dio a este aspecto una importancia fundamental.
Medio en broma, medio en serio, hace algunos años que digo que acabaremos con el modelo Heininger (no confundir con la cerveza..) o una suma de Henderson y Leininger, al tiempo….