yo tenía una granja en áfrica…

13 01 2010

Cada uno elige como pasar las fiestas de navidad… parece obligado rendir tributo a la familia y desde luego eso permite muchas veces olvidar los pequeños tragos cotidianos o, en el peor de los casos, empeorarlos.

En mi caso, que nunca he conseguido que brote el espíritu navideño que enfervoriza a alguno de mis familiares más cercanos, he tenido la tremenda suerte de haberme visto obligada a adelantar la fecha para un proyecto que debería haberse puesto en marcha más adelante.  Un proyecto que ha conseguido entusiasmarme como pocos por su condición de sencillez y eficacia a corto plazo.

Hace algunos años que viajo a Gambia y siempre me ha parecido un país amable (como ellos se esfuerzan en reflejar en toda su propaganda… the smiling coast of africa..), sin saber muy bien por que, cada vez he encontrado alguna excusa para volver.. enseñárselo a mis amigos, a mi hija… Sin embargo, la última vez surgió algo que se parecía bastante a un reto y que exigía una buena dosis de convencimiento y responsabilidad. Una de mis compañeras de viaje, a través de una conversación casual, identificó la oportunidad que podía suponer montar una granja de miel en una zona con problemas de desnutrición y decidió preparar un proyecto en el que nos embarcó a un par… y ahí nos fuimos!!!

Una de las mayores dificultades es encontrar una buena contraparte en el país en el que intentas desarrollar el proyecto, los choques culturales pueden ser frecuentes y desde luego, el concepto tiempo se parece como un huevo a una castaña…En nuestro caso, tenemos la enorme suerte de poder contar con Luis Rodríguez, un español emprendedor y comprometido que vive allá desde hace algunos años y que ha sido el que nos ha introducido en la zona de desarrollo y ha asumido la responsabilidad de que esto continúe hasta el final. El proyecto consiste en asegurar una producción de miel suficiente para paliar las carencias nutricionales, comercializar el excedente y reinvertirlo en la explotación y además, manufacturar los derivados (sobre todo la cera) a fin de conseguir productos de primera necesidad a precios competitivos. Pero también hay dificultades… que acepten el proyecto en el poblado al que va dirigido, que nos acepten a nosotras por nuestra condición de mujer (casualmente somos sólo mujeres), conseguir el suficiente nivel de compromiso que facilite la continuidad  y establecer las conexiones necesarias que faciliten la salida de la producción excedente.

Tengo que decir que hasta el momento, todas las dificultades han sido superadas y mi nivel de optimismo es tal que a veces me obligo a mi misma a bajarme de la nube para que el batacazo no sea descomunal en caso de que algo se tuerza. Mientras tanto, disfruto de la ilusión….

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

14 01 2010
Tona

Enhorabuena, os felicito a todos los valientes (mi marido lo hace) que vais a Africa o a otros países de America del Sur, Asia y aportáis lo que está a vuestro alcance. Realmente me parece que son las cosas que valen la pena hacer.
Salud

29 01 2010
Conchita

Me parece fantastica essa idea, solo siento una gran gran envidia sana , de no poder participar en el, como a mi me gustaria, animo y felicidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: