El regreso…

28 12 2008

images1

Después de una serie de avatares personales que me han dejado algún tiempo fuera de servicio, retomo la actividad del blog… durante este tiempo, algunos temas reseñables, de los cuales ya iré haciendo los oportunos comentarios, sin embargo dadas las fechas es obligado hacer una referencia navideña… como siempre, mis compañeros tienen algo que decir…

Tras una efímera, manida y predecible discusión acerca del significado de la navidad, en la que algunos de nosotros optamos por reducirla a un festejo comercial que sirve de excusa para tomarse unas merecidas vacaciones, como siempre, nuestra Loreto encuentra un argumento lógico y nos suelta una perla como la que sigue…

Los orígenes de ésta celebración, el 25 de diciembre, se ubican en las costumbres de los pueblos de la antigüedad que celebraban durante el solsticio del invierno (desde el 21 de diciembre), alguna fiesta relacionada al dios o los dioses del sol, Algunas culturas creían que el dios del sol nació el 21 de diciembre, el día más corto del año, y que los días se hacían más largos a medida que el dios se hacía más viejo. En otras culturas se creía que el dios del sol murió ese día, sólo para volver a renacer e iniciar otro ciclo. Esta fiesta tenía una connotación de nacimiento, pues se realizaba una ceremonia de iniciación en la vida adulta de los varones jóvenes. A partir del 21de diciembre todo es ganar luz.

Yo, que no me considero esceptica y atea, si creo que la Navidad tiene un sentido mágico, de esta magia que no es religiosa, esa que acompaña al hombre y que no se explica.

Cada cual es muy libre de vivir la Navidad como le plazca, pero para mí es bueno que niños, y adultos prefieran volver a sentirse niños, que sueñen, se ilusionen, amen, rían y disfruten de estos días haciendo bueno el pensamiento de Balzac cuando afirma que “lo mejor de la vida son las ilusiones de la vida”. Es bueno vivir la Navidad como oportunidad para el reencuentro, la ilusión, la esperanza, el perdón y el amor.

Lo de menos son los regalos. Los detalles y las atenciones que las personas más cercanas, familiares y amigos te regalan, están cargados de buenas intenciones y esto, sin duda, es algo necesario porque “sin ilusiones la humanidad moriría de desesperación”, como afirma Anatole France. Los detalles y las muestras de afecto de nuestros semejantes sostienen nuestras ilusiones y la esperanza, nos revitalizan y hasta nos rejuvenecen.

Filisofia post-puente.”

Ahí es na… como para discutírselo haciéndose una la dura….

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: